Categories: Noticias Leave a comment

Rendirse al amor: un año de discernimiento de vida consagrada

Elizabeth Conklin
Elizabeth Conklin

Creciendo en una familia Regnum Christi en Atlanta, Georgia, Elizabeth Conklin ha estado siempre rodeada de fe y de aprecio por la vocación; uno de sus hermanos, de hecho, el P. Ronald Conklin, es un sacerdote legionario. Ella misma se ha sentido atraída hacia la vida consagrada desde que tiene uso de razón; así que este año recorrerá el, serio pero gratificante, camino de discernir su vocación como consagrada del Regnum Christi. Elizabeth describe los pasos que conducen a su año de discernimiento como un “crecimiento constante” y una conciencia de la presencia continua de Dios en su vida. Algunas experiencias en la vida de Elizabeth confirmaron su decisión de iniciar un proceso formal de discernimiento con las Consagradas del Regnum Christi.

“Recuerdo estar sentada en una mesa con varias consagradas, tenía otro compromiso y se suponía que debía irme, pero algo dentro de mí no me dejaba ir”, recuerda. “Seguí escuchando esta frase dentro de mí: las consagradas hablan el idioma de mi corazón. Algo en su manera de hablar resonó en mí a un nivel muy profundo, y quería ser parte de eso”. La decisión de Elizabeth se confirmó aún más cuando tuvo la oportunidad de asistir a la ordenación diaconal de cuatro hermanos legionarios en Sacred Heart Apostolic School in Rolling Prairie, Indiana el verano pasado. Para ella, la celebración, fue un poderoso testimonio, no solo del altruismo y la entrega que requieren los diáconos que se ordenan, sino también del amor y del apoyo que recibieron de sus hermanos y hermanas en Cristo. “Ver cómo la comunidad del Regnum Christi cuidaba tanto a estos nuevos diáconos y su gran experiencia gozosa, me recordó que cuando me entrego a Jesús, me estoy rindiendo al Amor. Me da paz saber que tengo a mi familia Regnum Christi cuidándome siempre de innumerables maneras”, explica. “Estar allí solo unas semanas antes de partir para mi año de discernimiento fue un gran consuelo”.

Elizabeth vive ahora con la comunidad de consagradas en Washington, D.C., donde experimenta el día a día de la vida consagrada. Su jornada comienza con la oración matutina y la misa, seguida de un desayuno con la comunidad, y luego su trabajo de apostolado: está ayudando con la sección juvenil del Regnum Christi en la localidad de D.C. Aunque todos los miembros de la comunidad tienen diferentes deberes y compromisos a lo largo del día, siempre se reúnen para compartir las comidas y terminar el día con las oraciones de la noche. “Honestamente, es una atmósfera muy divertida y alegre, ¡y nunca hay un momento aburrido!”. Un día de la semana de Elizabeth está reservado específicamente para el discernimiento vocacional. Estudia Antropología de la Vocación Cristiana y también español, en preparación para el siguiente paso del proceso de discernimiento, que es el programa de verano de candidatado para la vida consagrada en Monterrey, México. Además, Elizabeth se reúne con la directora de la comunidad, Glory Darbellay para conversar sobre áreas específicas de su discernimiento.
Para Elizabeth este acompañamiento ha sido clave para su discernimiento: “cada persona que conozco, a su manera, ha sido un instrumento que Jesús ha usado para llevarme a donde estoy ahora”.

En los primeros meses de su año de discernimiento, Elizabeth ya ha experimentado un enorme crecimiento espiritual. “Ha sido una experiencia de confianza cada vez más profunda, Dios me conoce mejor de lo que yo me conozco a mí misma y se ocupa de todo”. “No se trata solo de mí. Se trata de una relación con la persona real, viva y que respira que es Jesús. Él es el hombre que llama”. Esta relación personal, íntima y de confianza con Jesús es lo que llamó a Elizabeth a discernir la vida consagrada. La confianza es una elección diaria, es ser receptiva a todo lo que Dios tiene reservado para ella cada día. “Puede ser fácil quedar atrapado en tantas distracciones, en las opiniones de otras personas o en las innumerables emociones que van y vienen”, dice Elizabeth. “Pero al final del día, si mantienes tus ojos en Jesús, todo saldrá de la manera que sea realmente mejor para tu corazón y los corazones de tus seres queridos. Nunca te llevará a un lugar que no sea para ti “. El año de discernimiento de Elizabeth dentro de la comunidad de consagradas en Washington, DC continuará hasta mayo del próximo año. Tras ello, si siente que Dios la llama a permanecer en el camino hacia la vida consagrada, asistirá al programa de verano de Candidatas y luego, posiblemente, continuará como Candidata por otros dos años en Monterrey antes de ser admitida a los votos temporales. Pero por ahora, Elizabeth está simplemente agradecida por la oportunidad de vivir con las consagradas y experimentar una vida diaria en la que Jesús es su prioridad número uno y la única fuente de seguridad. “Independientemente de cómo resulte este año al final, sé que nunca podría ser un error darle a Jesús el espacio para entrar en mi corazón y derramar su gracia, y sé que conducirá a una vida que se vive más cerca de él”.

.

Para saber más sobre las Consagradas del Regnum Christi puedes visitar el sitio web https://consagradasrc.org/
To learn more about the discernment process Elizabeth is currently undertaking, visit their link on discerning the consecrated vocation.
Taken from: https://consecratedwomen.org/surrendering-to-love-a-year-in-the-life-discerning-the-consecrated-vocation/

Leave a Reply