Categories: Noticias

Everest School Monteclaro | Silvia Carcangiu recrea la cueva de Belén para que todos tengan una experiencia de “la ternura de Dios que se hace carne”

Everest School Monteclaro (Madrid, España) ha dado vida a la gruta de Belén con una creativa representación utilizando estructuras de madera y papel pintado, que imitan la apariencia de una cueva rocosa. En su interior, se ha dispuesto un sencillo pesebre albergando únicamente la figura del niño Jesús, el Emanuel, “Dios con nosotros”. Esta iniciativa ha involucrado activamente a alumnos, profesores y padres de familia, ofreciéndoles una oportunidad única de tener un encuentro personal con Cristo. Silvia Carcangiu, consagrada del Regnum Christi e instructora de formación en la Primaria del Everest Femenino, detalla la experiencia y el impacto que ha tenido este singular belén en la comunidad escolar.

El concepto detrás de esta gruta de Belén es profundamente conmovedor y pedagógico. La experiencia comienza con una introducción que prepara a los visitantes para la contemplación del misterio de la Encarnación. Una vez dentro, escuchan un audio que acompaña sus corazones para luego acunar, besar y acariciar al Niño Jesús. Este momento íntimo permite a cada individuo sentirse mirado y tocado por Él. “Al haber experimentado la ternura de Dios en mi vida, y teniendo el Niño Jesús un lugar central en mi vida espiritual quise compartir esto con otros”, nos cuenta Silvia. “Mi deseo era que los demás puedan experimentar la dulzura, la ternura, de este Dios que se hace carne”, concluye esta consagrada del Regnum Christi.

 

Una alumna de Everest School Monteclaro en la cueva de Belén
Una alumna de Everest School Monteclaro en la cueva de Belén.

 

¿Qué se hace en este particular Belén ?

La dinámica consiste en hacerles entrar en la cueva de Belén, pero antes se les imparte una introducción que explica el desarrollo de lo que están a punto de vivir. Una vez dentro y sentados sobre la paja, escuchan un audio que prepara el corazón para contemplar el misterio de la Encarnación y luego, por turnos, acunan al Niño, lo besan, lo acarician y, sobre todo, se dejan mirar por Él.

 

¿Qué inspiró la creación de esta cueva de Belén en el colegio y cuáles fueron los principales desafíos y recompensas al organizarlo?

Al haber experimentado la ternura de Dios en mi vida, y teniendo el Niño Jesús un lugar central en mi vida espiritual quise compartir esto con otros. Mi deseo era que los demás puedan experimentar la dulzura, la ternura, de este Dios que se hace carne. Si Dios se hace carne y decidió hacerse bebé, me recuerda que Dios es bueno, es tierno, no hace daño a nadie, se abandona en nuestros brazos para que le podamos acoger. Si nosotros hacemos la experiencia de mirarle así, caen nuestras defensas y palpamos su ternura en nuestra vida.

 

Familias y profesores del colegio también han participado en este encuentro con la ternura de Dios
Familias y profesores del colegio también han participado en este encuentro con la ternura de Dios.

Para María José Piñero, Responsable de Formación Humana en Primaria Femenino, y yo, el desafío mayor ha sido sacar tiempo concreto dentro del trabajo ordinario de la vida del colegio. Empezamos a construirlo a finales de noviembre y después de 10 días estábamos listas para recibir a los primeros grupos.

La principal recompensa está siendo ver cómo Dios actúa en cada una de las personas que participan. Dios les toca el corazón, les conmueve y salen agradecidos por haber experimentado el amor de Dios de un modo más personal y más sensible.

La principal recompensa está siendo ver cómo Dios actúa en cada una de las personas que participan.

¿Y quiénes han pasado por esta cueva de Belén ?

Todas las niñas de primaria (12 clases), de infantil algunas clases y muchas chicas de secundaria. En cuanto a los chicos, han pasado algunos curso de primaria y secundaria. Los profesores han acompañado a sus clases y también han tenido la posibilidad de “hacer la experiencia” como equipo de trabajo. Por las tardes, las puertas del Belén estuvieron abiertas a los padres de familia y durante toda la mañana del sábado 16 de diciembre, el “grupo de matrimonios del Everest”, un grupo que se reúne mensualmente para recibir charlas de formación, asistió en grupos pequeños para vivir esta experiencia como matrimonio.

La idea es ir compartiendo esta iniciativa a todos los colegios del Regnum Christi para que todos los alumnos puedan beneficiarse de esta experiencia.

También los alumnos de la sección masculina han participado en esta actividad.
También los alumnos de la sección masculina han participado en esta actividad.

Como colegio del Regnum Christi, ¿cuál es el significado educativo y espiritual de representar el misterio de la Navidad así?

Una de las prioridades del colegio es que la comunidad educativa haga la experiencia del amor de Dios, que no es solamente un conocimiento intelectual sino que pasa a través de los sentidos. De hecho la comunidad escolar ha recibido esta iniciativa con ilusión y agradecimiento, y ha despertado en muchos de ellos el deseo de hacer que otros tengan esta oportunidad.

Este artículo fue publicado originalmente por Regnum Christi España.